NUESTRA HISTORIA

La empresa Bratŕi Janouškové – Hermanos Janoušek – fue fundada en Praga en 1883 por mi bisabuelo Josef Janoušek. Actualmente yo dirijo la empresa familiar. Me llamo Vladi Janoušek y, a pesar de mi nombre, soy italiano. Me licencié en Farmacia en la Universidad Estatal de Milán y estoy inscrito en el Cuerpo de Farmacéuticos de Italia. Desde siempre vivo en Trieste donde la empresa tiene su sede desde principios de 1900. En aquella época Trieste era el único puerto del Reino de Austria, un punto de referencia para la llegada y la salida de las mercancías hacia el Mediterráneo y Asia.

El amor por lo bueno y la dedicación al trabajo lo heredé de mi madre Zaira, que pertenece a una de las familias vénetas más conocidas del sector vinícolo italiano, la Maschio.

Lo que más me llena de orgullo es que la Bratŕi Janouškové – en la actualidad Janoušek Spa – fue una de las primeras empresas del mundo a trabajar en el campo de los extractos de hierbas y de los aromas naturales, dando vida a el que, en las décadas sucesivas, se habría convertido en uno de los segmentos más ricos en ciencia, arte y tecnología.

La empresa, en aquellos tiempos, tenía diversas filiales internacionales y ya entonces disponía de imponentes instrumentos de producción y marketing, como demuestran las imágenes históricas que se pueden ver más abajo. Algunas materias primas procedían directamente de plantaciones propias, locales y extranjeras (islas Fiji).

Por eso la empresa obtuvo importantes premios internacionales como el reconocimiento en las Exposiciones de Chicago en 1893 y de París en 1900. ¡Es increíble pensar que, ya entonces, estábamos presentes en aquellos eventos! Pensad en las dificultades para alcanzar localidades tan lejanas como Chicago.

Pero no fue todo un lecho de rosas. Durante décadas la empresa pudo disfrutar del bienestar del Imperio de Austria que entonces gobernaba gran parte de los territorios europeos (obtuvimos incluso la autorización oficial para decorarnos con el escudo de armas imperial, el águila bicéfala); pero luego llegaron años económicamente muy difíciles. Superar las consecuencias de la crisis de la década de los 30, la nacionalización de la casa madre de Praga tras la Segunda Guerra Mundial y la más reciente guerra en la contigua Yugoslavia.

¡Desde entonces ha llovido mucha agua… y también muchos aromas!

Aun permaneciendo arraigada a sus valores históricos, la empresa Janoušek – que ha llegado a su quinta generación – es actualmente una alianza perfecta entre modernidad y tradición.